Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

¿Qué hacer ante un ataque de lumbago?

Publicado: 17 de Junio de 2015

Recientemente, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid publicaba los datos de un estudio publicado en la revista “Annals of the rheumatic diseases”: el 11,4% de las bajas laborales en España tienen como causa la lumbalgia. Esta dolencia genera unos gastos médicos de 16.000 millones de euros.El estudio también apuntaba a los hábitos de vida como principal causa para la aparición de lumbagia. Una conclusión que queremos interpretar como positiva, en el sentido de nuestra capacidad para cambiar esa realidad.

La lumbalgia o lumbago se caracteriza por un dolor persistente en la columna lumbar o zona baja de la espalda, a nivel de las vértebras lumbares. Se trata de un trastorno que implica problemas en las vértebras, los discos intervertebrales, o bien en los tejidos blandos: músculos, ligamentos, nervios.

La duración “media” del lumbago es de 17-18 días, aunque la fase aguda suele durar menos. En algunos casos, si no se trata o se siguen manteniendo los hábitos posturales o actividades que la originaron, lalumbalgia se puede cronificar. Si el lumbago dura más de 3 meses, se puede considerar crónico.

El ataque de lumbago más común se produce normalmente al realizar un movimiento de torsión brusca del tronco, una mala postura. Aparece como un dolor repentino y agudo en la zona baja de la espalda, a veces con irradiación hacia la pierna, no más allá de la rodilla.

En otros casos, debido por ejemplo a una hernia discal (desgaste de los discos intervertebrales en lasvértebras lumbares), puede existir un pinzamiento de los nervios que pasan por esa zona, inflamando el nervio y provocando un dolor agudo, sensación de hormigueo en extremidades, etc.

¿Qué hacer ante un ataque de lumbago?

Lo primero, consultar con un fisioterapeuta, quien valorará el protocolo a seguir. Si existe mucha inflamación, el fisioterapeuta aplicará frío local para reducirla, realizará un tratamiento suave para comenzar a descontracturar la zona de alrededor, y acabará con aplicación de calor local para relajar la musculatura. Quizá también utilice corrientes eléctricas para combatir el espasmo muscular.

A la hora de dormir, se recomienda hacerlo en posición fetal, de lado y con una almohada o almohadón grande entre las rodillas, marcando suavemente la curva lumbar.

Contrariamente a lo que puede pensarse, hacer reposo no está recomendado en un proceso delumbalgia. Obviamente, se evitarán actividades que impliquen coger peso o realizar torsiones del tronco durante al menos 6 semanas.

Después de un par de días de reposo “relativo” (es decir, realizando nuestras actividades diarias normalmente aunque sin practicar deporte), se debe comenzar a realizar ejercicio suave y progresivo que evite el anquilosamiento de la zona lumbar y el agravamiento del problema. Caminar o nadar pueden resultar de gran ayuda.

Estiramientos

No sólo en el caso de lumbalgia u otras dolencias; como norma general, realizar estiramientos debería estar incluido siempre entre las actividades de tu rutina diaria. Con ello ayudarías a mantener los diferentes grupos musculares tonificados y flexibles, protegiéndote así de posibles lesiones. Un músculo acortado y sin movimiento reacciona peor ante el trabajo y es más propenso a sufrir lesiones.

haz clic para copiar mailmail copiado